YO TAMBIÉN GANÉ EN LA MEDIA MARATÓN DE SANTA POLA

No, no llegué la primera, ni hice pódium, pero gané como muchos otros tantos que cumplimos nuestro objetivo ese día. El mío era acabar mi primera media maratón. Y lo conseguí.
Y como dicen que los buenos momentos no hay que guardarlos, sino compartirlos…ahí va mi historia.

Todo empezó hace exactamente 1 año y medio.
Salí a correr por primera vez.
3 minutos. No aguanté más. Y me volví a mi casa.

Un año y medio después he hecho mi primera media maratón. 2 horas y 20 minutos sin parar de correr. Pero no todo ha sido un camino de rosas,….

En el mes de junio, después de hacer mi primera 15k decidí cambiar de zapatillas porque las que tenía ni eran de correr, ni estaban ya en condiciones.
Nunca pensé que esa decisión me afectaría tanto.
Las primeras carreras después de mi 15k fueron geniales, estaba muy preparada y los resultados salían, dentro de mis posibilidades claro está!, pero poco a poco los dolores en los gemelos empezaron a pasar factura.
Lo achaqué a un sobreentrenamiento, a una sobrecarga porque coincidió con una época de muchas carreras.

Así seguí durante varios meses entrenando, corriendo y con dolor.
Dejé de entrenar y de correr durante un par de semanas para que mis gemelos descansaran pero al retomar la actividad, seguían igual. Masajes de descarga, cremas, estiramientos,… y nada.
Iba de mal en peor.

Cada vez tenía menos ganas de salir y más excusas. Llegué al punto de apuntarme a carreras para obligarme a salir a correr. Hasta que llegó el día en que esa opción tampoco funcionó.
Ese día fue la 10k de Massalfassar.
Sin entrenar me fui a la carrera.
Fatal.
Carrera muy llana y muy rápida. Y yo sin entrenar…. Pasó lo que tenía que pasar. Forcé el cuerpo y tuve que hacer varias paradas por la angustia, las ganas de vomitar, los dolores en los gemelos, el agobio de ir de las últimas….
Ese día decidí que necesitaba ayuda para entrenar y solucionar el tema de los gemelos y que además, necesitaba una meta que me motivara a seguir.

Empecé a mirar cual podría ser mi próximo objetivo y tras mucho mirar y remirar alguien me comentó que había una media maratón en Santa Pola que era muy llana, muy bonita y con mucha gente animando. Así que finalmente decidí que ese sería mi objetivo y mi meta.
Objetivo fijado: 18 de enero, Media Maratón de Santa Pola.
Si había hecho 15 kilómetros, podría hacer 21, pensé.
Pero decidí que para eso necesitaba ayuda. Así fue como me puse en contacto con Zona3 Fitness.

Le conté mi objetivo, mi problema con los gemelos, mi negatividad y como eso me afectaba en las carreras y en los entrenamientos. Y nos pusimos a trabajar.
Y así, un 10 de octubre empezaron los entrenamientos de fuerza y de running, siempre con el hándicap de los gemelos.
Durante el entrenamiento descubrimos una rotura fibrilar en el gemelo, varios tendones fuera y confirmamos que corriendo con las zapatillas viejas el bloqueo y el dolor de gemelos era menor. Así que tuve que rescatar mis viejas zapatillas.
Además decidimos que los entrenamientos en el gym los haríamos descalza para que los pies se fueran acostumbrando y haciéndose fuertes sin plantillas y sin nada que modificara mi pisada natural. Adaptando siempre, todas las sesiones de entrenamiento, al estado de los gemelos.

Semanas antes de ‘la fecha’ fue el peor bajón. Motivación por los suelos, negatividad a tope y los gemelos que seguían sin responder. Seguía sin poder dar el máximo y sin poder entrenar con normalidad. La presión que yo misma me puse fue muy dura. Tuvieron que pasar un par de charlas motivadoras con Vice (entrenador de zona3 fitness), con mis ‘tortus’, con mis ‘escuderos’ de Buscant Muntanya ,.. hasta que decidí que no quería agobios, que quería disfrutar, y que quería saber si yo era capaz de hacerlo. Sin presiones y sin agobios. Además tomamos la decisión de ir a otro fisio y probar la Punción Seca en los gemelos.
Bendita punción seca!!!
A partir de ese día todo cambio. A falta de 2 semanas para la media maratón pude hacer mi primera sesión de running sin dolor. Sensación indescriptible la de correr sin dolor. Era tanto tiempo el que llevaba corriendo con dolor que ya no recordaba lo que era correr sin notar ningún dolor. Sensación extraña para mí.
Ahí empecé a ser consciente de que realmente todo el entrenamiento que habíamos hecho sí estaba funcionando porque a pesar de no haber podido correr todo lo que hubiera querido, cuando pude correr comprobé que estaba en perfectas condiciones. Me lo empezaba a creer. Empezaba a sentir que SI PODIA ACABAR la media maratón.

La semana anterior a la media se presentaba con nervios, muchos nervios.
Mucho miedo a no poder conseguir el objetivo marcado. Miedo a que todo el trabajo y todo el esfuerzo no hubieran sido suficientes. Miedo a que el gemelo no aguantara y no me respetara en carrera. Miedo a mil cosas.
Pero al mismo tiempo emoción y ganas. Quería volver a sentirme tan bien como me sentí al acabar mi primera 15k, quería volver a revivir aquel gran momento. Pero no lo volví a sentir, lo superé!!
No sólo gane por el tiempo que aguanté corriendo sin parar, gané en cuerpo, mente y experiencias.

Gané en #cuerpo porque ya sé que mi cuerpo es capaz de correr 21 km. Porque sé que mi cuerpo es capaz de aguantar 2 horas y 20 minutos sin parar de correr. Porque sé que mi cuerpo no sufrió y sé que ese no es mi límite y aún me queda mucho para descubrir dónde está.
Antes de ese día nunca pensé que mi cuerpo fuera capaz de aguantar ni esos kilómetros ni ese tiempo.

Gané en #mente porque fui capaz de pasar 21km sin pensar en los kilómetros que me quedaban por hacer, sin agobios, sin muro. Porque fui capaz de disfrutar todos y cada uno de los km que hice sin parar, con una sonrisa en la cara y cantando y ‘bailando’ (eso sí, sin dejar de correr) con cada uno de los grupos y dj’s que amenizaban la carrera y nos hicieron más agradable y llevadera la carrera.

Pensar que unas semanas antes me pasó por la mente no seguir adelante con el reto, por miedo a no poder acabar….

Gané en #experiencias porque nunca pensé que podría llegar a sentir todo lo que sentí al finalizar esa carrera.

Me vinieron a la mente tantas cosas… Todo junto. Una mezcla que se trasformó en lágrimas, lloros,…ufff que momento. Irrepetible.

Me vinieron a la mente mi rotura fibrilar y mi sobrecarga en el gemelo, los días de entrenamiento con Zona3 Fitness inventando ejercicios para poder seguir entrenando sin dañar el gemelo, esas sesiones de fisio, esa confianza que Vice tenía en mi y esos ánimos que me dio antes de la carrera, mis TORTUS que sabía que me estaban siguiendo en directo a través de la web, el primer día que salí a correr y sólo pude correr 3’……….todo esa mezcla me salió en forma de lágrimas, muchas lágrimas de emoción, de alegría, de esfuerzo, de prueba superada pero sobre todo orgullo y felicidad por SER FINISHER EN UNA MEDIA MARATÓN.

No sólo he ganado una medalla de finisher, también gané una semana de irme a la cama con una sonrisa en la cara que …uff! y la satisfacción de haber conseguido el objetivo que me había propuesto.

Fueron 21 kilómetros disfrutando, feliz, sin dolores, con los gemelos en perfecto estado, con la mejor compañía del mundo, mis dos escuderos MI FRAN y MI BELDA, siempre ahí para mí. Dando ánimos, preocupándose por mí, haciendo fotos y videos para distraerme de pensar en los km. Sufriendo con Rubén que también debutaba en la distancia.

Jamás hubiera pensado que se podría disfrutar tanto corriendo, y desde ese día, sé que se puede. Se puede correr con una sonrisa en la cara. Se puede ser feliz corriendo y ese día lo fui.
Ese día recogí el fruto de tantos esfuerzos, de tantos entrenamientos, de tantos dolores por la lesión.

Recogí el fruto que, con tanta dedicación, entrega y preocupación, se encargó de sembrar Vice (zona3 fitness). Grande donde los haya.

Has cuidado de mi cuerpo y sobre todo de mi mente para poder hacer realidad esta experiencia.

Sin ti esto no habría sido posible, aunque te empeñes en decir que tú no has hecho nada, que todo lo he hecho yo y que la que corría era yo, tú también eres finisher de esta media maratón.

Sólo me queda decir que habrá gente que no entienda todo esto, que acabar una carrera sea una chorrada, que el tiempo en el que hice la media maratón no es para tirar flores porque el ganador la hizo en 1:00:15, que quedar la 7969 de 8204 finishers no tenga mérito. Puede ser, pero como me dijo un compañero de asfalto ‘Sólo entiende mi locura quien comparte mi afición’.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies